Bienvenida

Somos la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas Lácteas y de los Alimentos de Chile, FENATRAL, fundada el 21 de marzo de 1988.
Federación abierta que agrupa Sindicatos de Soprole, de Prolesur, de Comercial Santa Elena, de Quillayes-Peteroa, de Lácteos del Sur, de Diana Naturals y de Lácteos Kumey, y al día de hoy, congregamos sobre los mil trabajadores.
Estamos afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, a la Confederación del Alimento de Chile, Confedach, y a través de ella a la Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, Uita.
Los invitamos a participar en este proyecto, compartiendo información, navegando en los temas expuestos, enviando sus comentarios, aportes y críticas, e invitando a otras organizaciones y amigos a visitar y a enlazar esta página.
Una Página Web de Verdad vale más que 100 mentirosos canales de Tv

domingo, 24 de febrero de 2013

Asesinato Dirigente Sindical Juan Pablo Jimenez Garrido

Profunda consternación en el ámbito sindical, en nuestros sindicatos afiliados, socios y trabajadores en general, se ha generado frente el extraño asesinato del dirigente sindical Juan Pablo Jimenez Garrido, (qepd), presidente de un sindicato de empresa contratista de Chilectra. Para los que conocemos las condiciones de precariedad con que se desempeñan los trabajadores en empresas contratistas, así como el desempeño entre sus ejecutivos, muchos de ellos provenientes del sector pasivo de las fuerzas armadas, nada nos parece extraño en este caso, solo que esta vez se les ha pasado la mano, y tenemos que lamentar la pérdida de un compañero de actividad, es por ello que confiamos y solicitamos se realicen todas las investigaciones tendientes a esclarecer dicho lamentable suceso. 
Imagen www.revoluciontrespuntocero.com
Nos permitimos compartir -y lo hacemos propio- a través de este Blog, con nuestros socios y seguidores el siguiente:   
COMUNICADO PÚBLICO
El día de jueves 21 de febrero, alrededor de las 15:30 horas, al término de su turno de trabajo, fue encontrado sin vida el compañero Juan Pablo Jiménez Garrido. El era presidente del sindicato N° 1 de la empresa Ingeniería Eléctrica AZETA, y presidente de la Federación de Trabajadores de AZETA.
El fue visto por compañeros de trabajo sentado en una banca, al interior de la empresa, justo a la salida de la oficina de su jefatura, revisando documentación relacionada con la actividad sindical.
Minutos después, el trabajador Mario Gutiérrez, lo encontró sin vida, sentado en la misma banca donde había sido visto hace un momento. Un charco de sangre rodeaba el lugar.
El cuerpo fue trasladado a la Asociación Chilena de Seguridad, en la comuna de San Miguel, donde se confirmó el deceso y se constató que presentaba una fractura en el cráneo.
La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones dispuso el examen de su cadáver por un médico criminalista del departamento de medicina de dicha institución.
Hoy, viernes 22 de febrero, se le practicó una autopsia en las dependencias del Servicio Médico Legal, determinándose que la muerte se produjo por un disparo de bala en la cabeza, el que le fue propinado al interior de la empresa, en el mismo lugar donde fue hallado.
Juan Pablo lideró un reñido proceso de negociación colectiva, que culminó en el mes de diciembre del año 2012, donde se votó la huelga por parte de los trabajadores, no arribando a acuerdo con la empresa.
Finalmente, la asamblea sindical decidió acogerse a lo dispuesto por el artículo 369 del Código del Trabajo, lo que molestó a los dueños de la empresa, porque significa repetir la negociación colectiva en el plazo de un año.
Además, el dirigente había presentado numerosas denuncias por abuso laboral y por condiciones deficientes de seguridad en el trabajo, en contra de AZETA. Cabe destacar que en el mes de junio del año 2012, falleció Richard Trincado, trabajador de la empresa, en un accidente laboral.
En los últimos días, las diferencias entre el sindicato y la empresa se habían agudizado, producto del cuestionamiento de los trabajadores al tipo de arnés de seguridad que se les quiso imponer.
Se debe considerar que se trata de trabajadores sub contratistas de la empresa Chilectra, encargados de reponer el servicio eléctrico, y que desarrollan sus labores en condiciones de alta peligrosidad.
¿Quién era Juan Pablo?
Juan Pablo tenía 34 años de edad, estaba casado y tiene dos hijos.
Participaba activamente del movimiento sindical, se autodefinía como un combatiente de la clase obrera y se identificaba con un sindicalismo clasista, democrático y de base, en el que no cabe la corrupción ni el acomodo.
Además, formaba parte de la Radio Popular Enrique Torres, que funciona en poblaciones de la comuna de La Granja.
Sus compañeros de lucha, y sus amigos, convocamos a todas las organizaciones sindicales, sociales, estudiantiles y políticas a reunirse en las afueras de la empresa AZETA, ubicada en Isabel Riquelme con la calle Carmen, en la comuna de San Joaquín, esta noche a las 21:00 horas, para realizar una velatón, exigiendo el inmediato esclarecimiento de los hechos, que se investigue lo sucedido y se castigue a los responsables de este brutal crimen.
Sus funerales se realizarán mañana sábado 23 de febrero, a partir de las 15:00 horas, en el Cementerio El Prado, ubicado en el Paradero 24 de Avenida La Florida.
Juan Pablo fue asesinado al interior de la empresa, al término de su jornada de trabajo, y sin que la gerencia de AZETA pueda explicar lo sucedido... Exigimos verdad y justicia.
CEPCH - CONFERENCIA INTERSINDICAL – FEDERACION LIVIA VIDELA – RADIO ENRIQUE TORRES – ACES – SINDICATO KONECTA – SINDICATO UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES – SINDICATO UNIVERSIDAD SANTO TOMAS – SINDICATO TATA.
Por su parte, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, afirmó que la muerte del dirigente sindical Juan Pablo Jiménez es de "tremenda gravedad" y recalcó la necesidad de "hacer una investigación con todos los elementos para poder dar cuenta de qué fue lo ocurrido".
En entrevista con 24horas, Figueroa informó que la CUT se "encuentra en un estado de alerta respecto a esta situación" y que están planificando "una serie de acciones" con dirigentes del sindicato de la empresa Azeta, contratista de Chilectra, y con la familia de Jiménez.
Consultada por supuestas amenazas que habría recibido Jiménez, respondió que "no dudamos de la información que se está entregando, pero creemos que es muy importante que sea sobre la base de una profunda investigación, no queremos que sea sobre la base de rumores".
Funerales: Una multitud ha esperado los restos del líder sindical a la entrada del cementerio. A eso de las 16:00 horas llegó la carroza con el féretro del dirigente. En donde lo esperaban familiares, compañeros y cientos de personas que han querido despedirlo y exigir justicia al grito de: “Justicia, Verdad, No a la Impunidad”.
Fenatral, lamenta tener que compartir este tipo de noticias, que creíamos erradicadas desde nuestro país, pero no podemos callarnos frente a este desgraciado episodio, que una vez más enluta a sus trabajadores, y sus líderes comprometidos con la actividad sindical. 
Por supuesto que esperamos que estos hechos no pasen inadvertidos en nuestros pares, socios y  trabajadores organizados, y que sean comentados y compartidos entre sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, más aún considerando la nula cobertura en los medios tradicionales de información.

miércoles, 6 de febrero de 2013

A 107 años de la Matanza de la Plaza Colón

El día en que el centro de Antofagasta se tiñó con la sangre de 300 trabajadores
A través de este medio, Fenatral se hace el deber de mostrar hechos que han repercutido en los trabajadores y en sus organizaciones, como en este caso se origina la reacción de las mancomunales, antecesoras de nuestros sindicatos, es por ello que nos permitimos reproducir íntegramente artículo publicado en El Diario de Antofagasta redactado el día de hoy miércoles 6 de febrero del 2013
Así lucía la Plaza Colón en aquella época
Un día como hoy, pero hace 107 años, el 6 de febrero de 1906, se produjo uno de los actos más brutales y cobardes que recuerde la historia antofagastina, pero que irónicamente, es poco mencionado por la prensa e incluso la conservadora historiografía oficial.
Se trata de la matanza de la Plaza Colón de Antofagasta, donde 300 obreros (como en el caso de la Escuela Santa María de Iquique, hay versiones encontradas, por parte de las autoridades de la época se dijo que eran menos, testigos aseguran que fueron más) perdieron la vida, masacrados por las balas de personeros pudientes y comerciantes, además de la armada, con complicidad del gobierno.

Media hora para almorzar
En ese entonces, obreros del Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia realizaron un petitorio para pedir la extensión de la hora de almuerzo, pero la empresa denegó dicho planteamiento. La negativa de la empresa provocó la natural reacción de las mancomunales obreras, que iniciaron una huelga a la que se sumaron también los lancheros –que eran muchos- junto a los marítimos, estibadores y carretoneros. Obreros todos, que alzaron sus voces para solicitar lo que les parecía justo: un tiempo prudente para compartir el almuerzo con su familia. Treinta minutos más para almorzar.
Las cosas tomaron otro cariz cuando los miles de obreros organizaron un mítin en la Plaza Colón. Ante tan delicada situación, el Intendente de la época recurrió al comandante del Batallón “Esmeralda”, Sinforoso Ledesma, quien facilitó fusiles para armar a la llamada “Guardia Blanca”, que fue liderada por Adolfo Miranda, la que estaba integrada por personeros pudientes y comerciantes de la naciente ciudad de Antofagasta. A su vez, desembarcó un piquete de la marinería del crucero “Blanco Encalada”, fondeado en la bahía desde el día anterior.
Los caldereros y los huelguistas, subieron por calle Prat a eso del mediodía, gritando consignas contra sus empleadores, alzando los puños y dejando en claro que “Obreros somos trabajadores, no esclavos…” Los manifestantes quedaron entre dos fuegos: la “Guardia Blanca” y la marinería del “Blanco Encalada”.
Bastaría un tiro para que se desencadenaran los cruentos sucesos. La balacera cegaría vidas por cientos, la mayoría obreros, caldereros, gente de mar… Una vez más el plomo y la metralla mordían la carne obrera, silenciando las voces de trabajadores que solo pedían media hora más para ir a almorzar a sus casas.
Fuentes: Jaime Alvarado García, Periódico Informarte, Wikipedia
Para Fenatral y sus sindicatos afiliados, y lo reiteramos una vez más, es una obligación etico-moral, mantener vivo el recuerdo entre sus socios y trabajadores en general, de este y otros lamentables sucesos que afectaron a trabajadores organizados, de forma muy especial considerando la nula cobertura en los medios de comunicación habitual, y que son la fuente de "información" de muchos chilenos. Existen fechas que no deben ser borradas de la memoria de los trabajadores conscientes y sensibles de nuestro país, y esta es una de ellas, y que se encuentra entre los hechos ocultos de nuestro ámbito ciudadano. 

martes, 5 de febrero de 2013

Violeta Parra Sandoval, 5 de febrero

Amiga soy de la lluvia
porque es un arpa cantora
de alambres y de bordonas
que tuntunean con furia...
Violeta Parra
Existen fechas que no deben ser pasadas por alto, y aunque lamentable el día de hoy es recordado por el fallecimiento de la gran Violeta Parra.
Violeta Parra constituye un referente de la música popular chilena para el mundo. Su veta artística se plasmó en numerosos matices: artista de radio, compositora y recopiladora folclórica, artista plásticapoeta. Su obra pudo llegar al público masivo gracias a la efectiva relación que tuvo la artista con la industria musical, convirtiéndose así en un ejemplo de cómo la industria y el arte pueden tener una relación armoniosa. 

Hija de una familia tradicional del sur de Chile, Violeta vivió los primeros años de su infancia en distintas localidades de la zona de Chillán, sector donde tuvo sus primeras experiencias artísticas. 
Tempranamente se inició en el canto. Ello le permitió en forma precoz, a los 17 años, cantar en distintos restaurantes acompañada de su hermana Hilda. Luego de su traslado a Santiago, en aquel mismo ambiente, conoció al ferroviario Luis Cereceda, con quien contrajo matrimonio en 1938 y formó una familia. Su matrimonio terminó diez años después. La desilusión provocada por este amor, marcó gran parte de la vida y obra de la artista. 
Su existencia estuvo marcada por los constantes viajes, tanto dentro del país como hacia el extranjero. Todas las experiencias obtenidas de este constante ir y venir, le otorgaron un notable bagaje cultural y el conocimiento tanto de la realidad chilena, como del acontecer universal, constituyéndose en una especie de testimonio de identidad desde Chile hacia el mundo. 

Gran parte del movimiento musical chileno generado desde la década de 1950, tuvo en Violeta Parra y su familia un punto de partida. Con estrechos lazos con el movimiento conocido como Nueva Canción Chilena, Violeta reflejó también la evolución del canto popular a través de los distintos espacios en que la artista tuvo que desenvolverse. Sus composiciones y recopilaciones, además, fueron un punto de referencia para el posterior desarrollo de la música nacional, transformándose en la principal figura de la historia de nuestro folclor. 
Pero toda esa sensibilidad que plasmó en su obra, tuvo un triste desenlace en su vida. Su intensidad hasta en las cosas más sencillas, sus fracasos amorosos y sus dificultades económicas, generaron en ella una gran depresión que la condujo al suicidio el día 5 de febrero de 1967. 
Su prematura desaparición, sin embargo, dio vida a una figura mítica, cuyas composiciones continúan siendo recreadas tanto por músicos populares como doctos e inspirando las creaciones de nuevas generaciones de artistas. La irreverencia de su discurso y su apasionada defensa de los derechos de los sectores más postergados la han convertido en un referente para diversos movimientos sociales y su vida ha inspirado varios libros biográficos e, incluso, una película, Violeta se fue a los cielos (2011), de Andrés Bello, que pese a su intención, muestra una Violeta caracterizada en la obviedad que es antítesis de la Violeta inasible que es y seguirá siendo.
Para Fenatral, su gran inmenso cultural, traspasando fronteras, se ha mantenido en el tiempo, engrandeciéndose hasta convertirse en un valor universal, y aunque esta es una fecha sensible, nos obliga a mantener su recuerdo vivo, al menos, entre nuestros seguidores y amigos. Invitamos una vez más a visitar la completísima página de la Fundación Violeta Parra, o en Chile para niños, para los más pequeños

Fenatral

Fenatral