Bienvenida

Somos la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas Lácteas y de los Alimentos de Chile, FENATRAL, fundada el 21 de marzo de 1988.
Federación abierta que agrupa Sindicatos de Soprole, de Prolesur, de Comercial Santa Elena, de Quillayes-Peteroa, de Lácteos del Sur, de Diana Naturals, de Lácteos Kumey y de Recex, y al día de hoy, congregamos sobre los mil trabajadores.
Estamos afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, a la Confederación del Alimento de Chile, Confedach, y a través de ella a la Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, Uita.
Los invitamos a participar en este proyecto, compartiendo información, navegando en los temas expuestos, enviando sus comentarios, aportes y críticas, e invitando a otras organizaciones y amigos a visitar y a enlazar esta página.
Una Página Web de Verdad vale más que 100 mentirosos canales de Tv

jueves, 30 de abril de 2015

Día Internacional del Trabajador




Recordamos nuevamente que hoy 1° de Mayo, la convocatoria que la fecha tiene para hacer un llamado a nuestros socios a interesarse en la actual condición laboral, en la formación integral del trabajador, en la negociación colectiva y en la organización sindical, en la cultura, en la solidaridad y en la entretención provechosa, entre otras muchas tareas de todos los sindicatos afiliados.   


En 1886, en un 1º de Mayo, más de cinco mil fábricas fueron paralizadas en Estados Unidos, dando lugar a manifestaciones y a conflictos que culminaron en la masacre de la plaza Haymarket.

Para la OIT, este día tiene un significado especial pues es motivo de reflexión para renovar sus esfuerzos en su búsqueda incesante y permanente para que el trabajo decente sea una realidad.

Con este llamado, Fenatral solo pretende sensibilizar a los trabajadores de sindicatos afiliados, y a todos aquellos que nos siguen en este Blog.

Compañeros, la tarea no está terminada, aún queda mucho por hacer, pues la forma de explotación del trabajador, solo ha cambiado la forma de actuar, lo que nos exige modificar nuestra forma de defensa, basada en lo más importante que tiene el trabajador: LA UNIDAD, que requiere que ésta sea canalizada en organizaciones fuertes y representativas.

Reciban todos los trabajadores y trabajadoras un fraternal saludo en el Día Internacional de los Trabajadores.
Cuando voy al trabajo

pienso en ti,
por las calles del barrio
pienso en ti,
cuando miro los rostros
tras el vidrio empañado
sin saber quienes son, donde van.
Pienso en ti,
mi vida, pienso en ti.
En ti, compañera de mis días
y del porvenir
de las horas amargas
y la dicha de poder vivir,
laborando el comienzo de una historia
sin saber el fin.

martes, 28 de abril de 2015

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Desde 2003, la OIT celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo el 28 de abril apoyándose en sus valores tradicionales: el tripartismo y el diálogo social, por ello Fenatral, sus sindicatos afiliados y directores de sindicatos base, hacen un llamado a todos los trabajadores a desempeñar sus labores diarias con una permanente conciencia de seguridad, y que ésta vaya más allá del ámbito laboral. Por otro lado, nuestra Federación se mantendrá siempre comprometida con la Seguridad y Prevención de Riesgos, como una manera de permitir que cada uno de sus socios, y los trabajadores en general, no se vea afectado por una presion adicional, que además, repercute negativamente en su grupo familiar.
Nos permitimos hacer nuestro y compartir con nuestros seguidores el discurso del Director General de la OIT: Construir una cultura de prevención en materia de seguridad y saluden el trabajo 
Periódicamente acaparan las portadas de los medios de comunicación dramáticas noticias que se convierten en foco de atención mundial: trabajadores de la salud que se contagian al tratar a pacientes con enfermedades mortales, mineros atrapados bajo tierra sin saber si conseguirán regresar a la superficie, derrumbes de fábricas, accidentes aéreos, explosiones en plataformas petrolíferas y catástrofes nucleares. 
Aunque la atención mediática acabe por decaer, y el problema pase desapercibido, muchos trabajadores siguen enfrentándose a diario a condiciones laborales peligrosas. Las cifras son escalofriantes. Cada año, más de 313 millones de trabajadores sufren accidentes del trabajo y enfermedades profesionales no mortales, lo que equivale a 860 000 víctimas al día. Cada día, 6 400 personas fallecen debido a un accidente del trabajo o a una enfermedad profesional, y las muertes por esta causa ascienden a 2,3 millones anuales. Sin duda, los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales son una de las principales cargas para los sistemas de salud en el mundo. 
La recesión económica o la presión por aumentar a toda costa el margen de beneficio no pueden justificar que se escatime en seguridad en el lugar de trabajo. De hecho, la falta de inversión en seguridad se cobra un alto precio. Cuatro por ciento del producto interior bruto mundial, cuya astronómica cifra asciende a 2,8 billones de dólares de los Estados Unidos, va a parar cada año a sufragar los gastos relativos a la pérdida de tiempo de trabajo, los cortes de producción, el tratamiento médico, la rehabilitación y las indemnizaciones.
La seguridad y salud en el trabajo ha sido siempre una prioridad para la OIT, y en la Declaración de Seúl sobre Seguridad y Salud en el Trabajo  de 2008 se reconoció el derecho a un medio ambiente de trabajo seguro y saludable como un derecho humano fundamental. Ha llegado el momento de que este derecho humano sea una realidad para todos los trabajadores.
La buena gobernanza en materia de seguridad y salud en el trabajo demuestra que la prevención produce sus frutos. Hoy, con ocasión del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, la OIT hace un llamado a que se adopten medidas urgentes para construir una cultura de prevención en el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo.

¿Y qué elementos deben componer una cultura de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo a escala nacional?
  • el respeto del derecho a un entorno de trabajo seguro y saludable en todos los niveles;
  • la participación activa de todos los interesados en la creación de un entorno de trabajo seguro y saludable mediante un sistema de derechos, responsabilidades y deberes bien definidos; y
  • el reconocimiento de la máxima prioridad al principio de prevención¿Cómo se construye y se mantiene una cultura de prevención? La cultura de prevención debe radicar en la participación de numerosos interlocutores: gobiernos, trabajadores y empleadores y sus organizaciones respectivas, especialistas y expertos. El diálogo constructivo entre estos grupos promueve la búsqueda del consenso y la participación democrática de todos aquellos para quienes el mundo del trabajo tiene un interés vital. 
Ha llegado el momento de consolidar los logros de la seguridad y salud en el trabajo en materia de prevención. Debemos compartir, promover y emular las buenas prácticas siempre que sea posible, y forjar alianzas para avanzar hacia la construcción de una cultura de prevención mundial. 
Para ello, es fundamental fomentar la sensibilización y el conocimiento sobre los peligros y riesgos en el trabajo y cómo controlarlos. La buena gobernanza permitirá fortalecer las capacidades nacionales y facilitar la movilización de recursos a nivel nacional e internacional. La gestión prudente de esos fondos exige la creación y puesta en práctica de estrategias nacionales de seguridad y salud en el trabajo que sean eficaces, con objeto de ampliarlas a todos los sectores, y en particular a las microempresas y pequeñas empresas, la economía informal y la agricultura. 
Todos podemos contribuir a prevenir las enfermedades profesionales y las muertes y accidentes en el trabajo. Les invito a sumarse a la nueva campaña Safe Day de la OIT que hemos lanzado para aumentar la concienciación, recabar mayor participación de todos y apoyar a los interesados. Juntos podemos construir una cultura de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo.

lunes, 27 de abril de 2015

La decencia de los chilenos comunes

En estos días de mucho cuestionamiento al actuar de muchos personeros públicos, Fenatral, sus sindicatos afiliados y en representación de los socios comprometidos con su organización, se hace el deber de destacar su comportamiento, dando a conocer a través de este Blog el siguiente artículo aparecido en El Mostrador, el pasado  16 de marzo 2015. Cuando uno va avanzando en la lectura del artículo, va visualizando a muchos compañeros de trabajo, que laboran profesionalmente garantizando la producción que realizan, y que les permite la retribución económica para el bienestar de su familia. 

La decencia de los chilenos comunes
Los chilenos comunes son aquellas personas que trabajan anónimamente para ganarse la vida sin triquiñuelas y afrontando limpiamente todas las dificultades sin contar con redes de apoyo más que sus propios méritos, conocimientos, paciencia, capacidad de aguante, constancia y sobre todo honestidad. Es la gente que paga sus cuentas, que se levanta todos los días temprano a cumplir con sus oficios, ya sean profesionales universitarios, trabajadores, campesinos, pequeños y medianos empresarios y dueñas de casa que trabajan muchas veces en medios adversos y con dificultades para cubrir los costos de vida de sus familias. 
Son esos chilenos que han construido nuestro país como hormiguitas a pesar de todos los pesares y cuya principal característica es la decencia a toda prueba. La decencia ha sido considerada por la sociología como un valor fundacional de la convivencia humana, pues pone medidas y exigencias ético­-morales naturales, que se comprendan por sí mismas, sobre el buen y correcto comportamiento de sus miembros, de tal manera que la vida social sea viable, duradera y confiable. La decencia se asocia fundamentalmente con la conciencia del valor de la dignidad humana en el pensamiento, la palabra y la acción. “Lo que la ley no prohíbe, lo prohíbe la decencia”, nos enseñó Séneca, el filósofo y político de la antigua Roma hace miles de años. 
A la gente decente se le atribuyen los valores de la honestidad, la justicia, la modestia y el don de la ecuanimidad, que significa tener recato, reserva, pudor y respeto al momento de relacionarse con los otros. Nuestro país tiene una herencia profunda de decencia que proviene del hombre y de la mujer comunes. Baste recordar la labor titánica de decenas de miles de profesores normalistas que llevaron la educación hasta los más remotos rincones de Chile, sorteando sacrificios personales y bajos sueldos. Los mineros, los pescadores, los trabajadores de la salud, los campesinos, los transportistas, los profesionales honestos que han estado dispuestos a contribuir al desarrollo del país renunciando a dedicarse al enriquecimiento personal. Los periodistas que defendieron la libertad de expresión con su vida en la dictadura, los cientos de miles de exiliados anónimos que nunca dejaron de denunciar las atrocidades del pinochetismo para que el sufrimiento de sus connacionales no fuera olvidado por el mundo, los sindicalistas que lucharon por los derechos de los trabajadores corriendo peligros para su propia vida a lo largo de la historia de Chile, los pequeños y medianos empresarios que no dejan de pagar los salarios a sus empleados a pesar de los malos meses en los negocios, los estudiantes que se levantaron contra el lucro, las dueñas de casa que dan vuelta el presupuesto para brindar una buena vida a sus familias, las cientos de miles de asesoras del hogar que atienden familias ajenas sacrificando muchas veces a sus propios hijos y desde luego todos los chilenos decentes que participan honestamente en política a lo largo de Chile con la esperanza de construir un país más justo. 
La historia de aquellos chilenos comunes que resistieron a la dictadura, los abogados de derechos humanos que protegieron a las víctimas sin esperar más retribución que su satisfacción ética de hacer lo correcto, nos obliga a reconocer su inmensa decencia y a rescatar esta tradición de honestidad en momentos donde los “indecentes” pretenden hacer creer que todos son iguales a ellos. Llama la atención la cantidad de artículos publicados últimamente en diversos medios que ponen en duda la condición de decencia del chileno común, que constituyen la mayoría de la población de nuestro país. Frases como “todos somos Dávalos”, aludiendo a que todos los chilenos están pendientes de sacar la tajada y hacer la movida que los haga millonarios, o que los “arreglines” se darían a nivel nacional a todo nivel, resultan sorprendentes, pues la conclusión lógica que se deriva de allí consistiría en que aquellos que critican o rechazan la corrupción, lo harían por una suerte de envidia y por no tener los medios para beneficiarse de la misma manera. 
El actuar de la elite instalada en el gobierno, de izquierda a derecha, cuyos sueldos autofijados son más altos que en Alemania y en EE.UU. y que comprobadamente viene hace décadas acomodando a parientes y amigos en el Estado con sueldazos impropios, que abusa, trafica influencias, encubre o banaliza las estafas a costa de los dineros de todos los chilenos, definitivamente no expresa la conducta del chileno medio, ni representa en lo más mínimo sus aspiraciones. La derivación de las culpas de la elite corrupta hacia el conjunto de la sociedad, es –por decir lo menos– insolente e irrespetuosa frente al impresionante acervo de decencia histórica de la gente común, que fue correspondida por una gran cantidad de personalidades y políticos decentes que surgieron y se destacaron en el pasado. Baste mencionar a Pedro Aguirre Cerda, a Salvador Allende, a Clotario Blest, a Luis Emilio Recabarren, Bernardo Leighton, el general Prats, el cardenal Raúl Silva Henríquez y tantos otros que enriquecieron espiritualmente a nuestro país. 
Gracias a la decencia de dos profesionales chilenos comunes, el fiscal Gajardo y la ex abogada jefa de litigio penal del SII, Marisa Navarrete, la sociedad chilena pudo comprobar la indecencia de los políticos que ganaron sus escaños con trampa y la completa desfachatez de los empresarios de financiar a sus favoritos con recursos de todos los chilenos sin tocar sus bolsillos. La abogada Navarrete fue despedida porque su consecuencia no fue vista con buenos ojos por sus superiores y el juez Gajardo estuvo a punto de ser “sacado” del caso, si no hubiese sido por la gran presión de la opinión pública, de los medios de comunicación y del hastío que causó el enriquecimiento meteórico del hijo de la Presidenta Bachelet, que nunca condenó los hechos. 
La decencia verdadera es interior, ya que consiste en íntimos pensamientos de honestidad, ideales sinceros para consigo mismo y los demás. Los grados de decencia son, por cierto, diversos, pero cuando la indecencia se apodera del aparato político y se impone la desvergüenza, la insolencia, la codicia, la arbitrariedad, la insensibilidad, la impunidad, el cinismo y la falsedad desde las más altas esferas del poder, una sociedad como la chilena que cuenta con reservas importantes de decencia en su historia, debe rebelarse y rescatar su acostumbrada “línea de la decencia” marcando claramente la diferencia con este duopolio político­empresarial nefasto, que asola nuestro país con una desfachatez pandillera nunca antes vista en la historia de Chile.
EDA CLEARY Socióloga, doctorada en ciencias políticas y económicas en la Universidad de Aachen de Alemania Federal. 

lunes, 13 de abril de 2015

Informaciones Fenatral

Sindicato Prolesur Los Lagos
En pleno período de vacaciones, a fines del mes de febrero, el Sindicato Prolesur Los Lagos, procedió a efectuar el acto eleccionario para la renovación de directiva Sindical para el período 2015 - 2018.
El proceso se realizó el día Viernes 27 de febrero 2015, ante Ministro de Fé de la Inspección del Trabajo de Valdivia, y bajo la adecuada gestión de la Comisión Electoral, compuesta por miembros de la Asamblea.
El resultado de la votación, con cuatro candidatos, fue el siguiente:
_ Carlos Hermosilla C : 65 votos 
_ Fredy Lovera A         : 100 votos
_ Juan Patiño B.          : 51 votos
_ Roberto Vasquez     : 53 Votos

Dadas las tres primeras mayorías, la directiva de la organización Sindical quedó compuesta de la siguiente manera:
_ Fredy Lovera A.    : Presidente
_ Carlos Hermosilla : Secretario
_ Roberto Vasquez  : Tesorero
 
Fenatral, ahora a través de este Blog, vuelve a envíar la información recibida de nuestro organización afiliada y reitera enviada las felicitaciones al nuevo Directorio de nuestro afiliado Sindicato Prolesur Los Lagos, y esperamos como siempre que esta nueva elección del Directorio, renueve y reafirme el compromiso Sindical que permanentemente han tenido con los trabajadores. 
Los nuevos desafíos que tenemos nos instan a fortalecernos aun más como Organización y a seguir trabajando como hasta ahora. 
Nos parece oportuno también mencionar al compañero Juan Patiño B., que si bien en esta ocasión no resultó electo como dirigente de sindicato base, su compromiso con la Federación  y sus compañeros siempre ha sido su forma de actuar. 
Reciban todos un afectuoso y sindicalista saludo de Fenatral

Sindicato Nacional Comercial Santa Elena.
El pasado domingo 29 de marzo, en la sede de la Cut Provincial de Concepción, y como ya ha sido habitual, ante la invitación de parte de sus dirigentes para participar en ella, se contó con presencia de los dirigentes de Fenatral, Aldo Lezana y Félix Pérez, en la realización de la Asamblea Ordinaria de Socios, de la Agencia y el Depósito de Concepción.
El desarrollo de la Asamblea, muy participativo y con variadas consultas, se llevó a cabo con bastante intercambio de opiniones.
Mención especial merece la coordinación para la celebración del Aniversario del Sindicato Comercial Santa Elena.


Reiteramos la conveniencia de considerar la participación de dirigentes de Fenatral en las asambleas de vuestras organizaciones, como una forma de lograr un mayor acercamiento a y de las bases.

Sindicato Lácteos del Sur
Después de un largo y burocrático proceso en La Inspección del Trabajo, tanto en Santiago Sur, en La Unión, como en la Regional de Valdivia, finalmente la decisión autónoma de los socios del Sindicato Lácteos del Sur, pasó a estar registrada en los organismos pertinentes como Sindicato afiliado a Fenatral.

Felicitamos una vez más a esta organización, reiterando nuestro compromiso de ayuda mutua. 

Fenatral

Fenatral