Bienvenida

Somos la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas Lácteas y de los Alimentos de Chile, FENATRAL, fundada el 21 de marzo de 1988.
Federación abierta que agrupa Sindicatos de Soprole, de Prolesur, de Comercial Santa Elena, de Quillayes-Peteroa, de Lácteos del Sur, de Diana Naturals y de Lácteos Kumey, y al día de hoy, congregamos sobre los mil trabajadores.
Estamos afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, a la Confederación del Alimento de Chile, Confedach, y a través de ella a la Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, Uita.
Los invitamos a participar en este proyecto, compartiendo información, navegando en los temas expuestos, enviando sus comentarios, aportes y críticas, e invitando a otras organizaciones y amigos a visitar y a enlazar esta página.
Una Página Web de Verdad vale más que 100 mentirosos canales de Tv

lunes, 28 de enero de 2013

Masacre de la Plaza Bulnes, 1946

La Historia es nuestra … y la hacen los Pueblos
Existen fechas que no deben ser borradas de la memoria de los trabajadores conscientes de nuestro país, y no deben ser pasadas por alto por las organizaciones mayores que  los representan. La masacre de la Plaza Bulnes fue una masacre ocurrida en la plaza Bulnes en Santiago de Chile, el 28 de enero de 1946 en el gobierno de Juan Antonio Ríos (había delegado el poder, pero seguía vivo), mientras ejercía el mando de la nación como Vicepresidente Alfredo Duhalde Vásquez.
Mientras en La Moneda se efectuaba el traspaso del mando, trabajadores de las Oficinas Salitreras Mapocho y Humberstone presentaban una demanda contra la Compañía Salitrera de Tarapacá y Antofagasta (COSATAN), e iniciaban una huelga en respuesta a esa Compañía que les había subido los precios de los alimentos en las pulperías contrariando un acuerdo suscrito con anterioridad.
Frente a esta acción de los trabajadores, el recién asumido Alfredo Duhalde tomó partido por los empresarios salitreros e instruyó al Ministro del Trabajo Mariano Bustos para que anulara la personalidad jurídica de los sindicatos de ambas Oficinas, lo que efectuó el 22 de Enero de 1946, borrando de una plumada las conquistas sociales que se habían logrado en años de lucha y a costa de la vida de cientos de trabajadores. 
Los Senadores comunistas Pablo Neruda y Elías Lafferte intentaron realizar gestiones ante el gobierno, pero éstas no fueron atendidas. La Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH) convocó entonces a un mitin en solidaridad con los obreros salitreros para el 28 de Enero. Ese día se reunieron miles de obreros, de diversos sindicatos de Santiago, que marcharon desde la Plaza Artesanos (entre la calle Artesanos y el río Mapocho, en Recoleta) hasta la plaza Bulnes (frente al Ministerio de Defensa).
El gobierno dispuso para ese día un amplio despliegue de fuerzas policiales, ordenando el acuartelamiento de la mayoría de las Comisarías de Santiago, las que a partir de las 5 de la tarde fueron trasladadas a la Plaza Bulnes. Poco después de las 7 PM, con la plaza completamente llena, se dio inicio al mitin.
Para otorgar la autorización la Intendencia de Santiago había puesto premeditadamente como condición, que los manifestantes sólo podían estar en un lugar determinado de la plaza, y donde la multitud no cabía. Los carabineros comenzaron a hostilizar a los que cruzaban el límite fijado y fueron creando un clima de violencia. Preparaban así el ambiente para una masacre planificada con premeditación.
Un oficial dio una orden. Una hilera de carabineros apuntó y disparó al cuerpo de los manifestantes. Fueron varias descargas. Muchos cayeron heridos y 6 asesinados. Las primeras informaciones sobre las incidencias de la Plaza Bulnes, fijaban en seis el número de muertos. Eran: Filomeno Chávez Villalobos, Diego Martínez Martínez, Manuel López López, Ramona Parra Alarcón, operaria de los Laboratorios Recalcine, bala en el frontal izquierdo; Alejandro Gutiérrez Álvarez y Adolfo Lisboa.
En la Posta Central de la Asistencia Pública nos informaron que había varios heridos en estado grave, lo que hacía temer un desenlace fatal. Los sobrevivientes huyeron en desbandada. Luego de su acción, los policías desaparecieron del sitio del crimen y se ocultaron en sus cuarteles. Pasado el primer momento, la gente que había arrancado, regresó. Había sangre por todos lados. Se recogió a los heridos y se hacía detener a los vehículos que pasaban por la Alameda para llevarlos a la Asistencia Pública.
Entre las seis víctimas estaba Ramona Parra Alarcón,  dirigente de las Juventudes Comunistas, obrera del Laboratorio Farmacéutico Recalcine, que había marchado junto a sus compañeras del Sindicato desde su lugar de trabajo (a esa fecha en Vicuña Mackenna esquina Av. Matta) para solidarizar con sus hermanos de clase de  las salitreras. 
La ejemplar joven obrera estaba tendida en la vereda, con la palidez de la muerte. En su sien una perforación circular, sin sangramiento. Ramona fue conducida a la Posta Central. Tenía dos profundas heridas de bala en la cabeza. La masa encefálica la traía prácticamente deshecha. A los 15 minutos de haber llegado falleció.
Ese 28 de Enero de 1946 entregaba su vida a la causa del pueblo, en solidaridad a sus hermanos de clase, la joven Ramona, de sólo 19 años, nacida el 28 de Mayo de 1926. Había estudiado en el Colegio de las Monjas Carmelitas, donde llegó a manifestar su deseo de ingresar a esa orden religiosa. Ramona estudió Contabilidad en el Instituto Superior de Comercio y en 1945 ingresó a trabajar en el Laboratorio Recalcine, continuando sus estudios en cursos vespertinos.
Esta joven noble y generosa, había ingresado 2 años antes a las Juventudes Comunistas junto a sus dos hermanas, Flor y Olga. Años más tarde, en la década de los años 60 se organizaron las Brigadas Muralistas de propaganda de esa organización y en su homenaje tomaron el nombre de “Brigadas Ramona Parra”.
El día 29 de enero se efectuaron los funerales de las víctimas caídas durante la concentración y "La Hora" informaba: 
Hoy se efectúan funerales. Acuerdo de las Organizaciones. 
A las 10 horas de hoy se efectuarán en el Cementerio General los funerales de los seis obreros que cayeron el lunes último en el comicio(sic) de la Plaza Bulnes. Los restos serán sepultados en el Mausoleo del Sindicato Industrial de Cristalerías Chile, que lo ha cedido solidariamente. 
El cortejo partirá a la hora indicada desde el local de la Confederación Nacional de Trabajadores de Chile, ubicado en Santo Domingo 1887 y en el que participarán todos los gremios de empleados y obreros de Santiago, partidos políticos, parlamentarios de izquierda y representantes de los sindicatos de provincias. 
Asimismo, como un acto de solidaridad con los obreros muertos, los comerciantes minoristas de Santiago, acordaron entornar sus puertas a la hora que se efectuarán los funerales y un cierre parcial de sus negocios entre 12 y 18 horas. 
Tras esta masacre, el Partido Comunista se alejó del gobierno (habían votado por Juan Antonio Ríos). Varios Ministros renunciaron, entre otros el ministro Eduardo Frei Montalva que había asumido la cartera de Obras Públicas, ocasionándose una crisis en el gabinete que finalmente Alfredo Duhalde terminó por superar. Sin embargo las críticas por esta masacre se acrecentaron. 
El 27 de Junio de 1946 falleció el Presidente Juan Antonio Ríos. Duhalde postuló internamente a la candidatura a la Presidencia de la República por el Partido Radical pero fue derrotado por otro radical derechista de ignominioso recuerdo, Gabriel González Videla, (1946-1952) quien en la elección presidencial de 1946 se impuso sobre el conservador Eduardo Cruz-Coke y el liberal Fernando Alessandri Rodríguez, resultando elegido Presidente de la República para dicho período.
“Por más que el tiempo pase, no hay nunca que olvidar” 
Para Fenatral y sus sindicatos afiliados, y lo reiteramos una vez más, es una obligación etico-moral, mantener vivo el recuerdo entre sus socios y trabajadores en general, de este y otros lamentables sucesos que afectaron a trabajadores organizados, muy en especial considerando la nula cobertura en los medios de comunicación habitual, y que son la fuente de "información" de muchos chilenos.
Ejemplos de lucha y solidaridad, como la de los trabajadores de sindicatos afiliados a la Confederación de Trabajadores de Chile, CTCH, o los mineros del salitre, deben ser imitados con igual firmeza y previsión, para evitar que las consecuencias se repitan. Invitamos a complementar esta información visitando páginas amigas que desarrollan en extenso este  tema, como el de Ivan Ljubetic 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Fenatral

Fenatral