Bienvenida

Somos la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas Lácteas y de los Alimentos de Chile, FENATRAL, fundada el 21 de marzo de 1988.
Federación abierta que agrupa Sindicatos de Soprole, de Prolesur, de Comercial Santa Elena, de Quillayes-Peteroa, de Lácteos del Sur, de Diana Naturals y de Lácteos Kumey, y al día de hoy, congregamos sobre los mil trabajadores.
Estamos afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, a la Confederación del Alimento de Chile, Confedach, y a través de ella a la Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, Uita.
Los invitamos a participar en este proyecto, compartiendo información, navegando en los temas expuestos, enviando sus comentarios, aportes y críticas, e invitando a otras organizaciones y amigos a visitar y a enlazar esta página.
Una Página Web de Verdad vale más que 100 mentirosos canales de Tv

sábado, 23 de mayo de 2020

1960, Terremoto de Valdivia

Tal como más de alguna vez lo hemos expresado en ese Blog, para los directores de FENATRAL, y diferentes dirigentes sindicales, el compartir y estar en contacto con sindicatos en provincia, de socios y trabajadores mayores o con familiares cercanos que han tenido más de alguna vivencia, como la que recordamos en esta ocasión, la de haber sufrido hace seis décadas la muy fuerte experiencia con el Terremoto de Valdivia, que afectó a toda la zona sur, es por ello que no hemos querido pasarlo por alto y a modo de homenaje a los que lo sufrieron de una u otra manera, les presentamos este breve recuento de lo sucedido hace sesenta años.

Ese domingo 22 de mayo de 1960 comenzaba como cualquier otro día en la ciudad de Valdivia, el ajetreo de los pescadores y el mercado en las orillas del río Calle-Calle, si bien existía cierta tensión por el terremoto de 7.7 grados de magnitud en Concepción, sismo producido a las 06:02 del sábado 21 de mayo, donde se contabilizaron 12 epicentros en la península de Arauco, la que produjo daños en edificios y obras viales afectando principalmente a las ciudades de Concepción, Talcahuano, Lebu, Chillán, Cañete, Los Ángeles y Angol, no provocaba más alarma de lo que ya estamos acostumbrados en nuestra historia sísmica nacional, la que ha estado plagada de eventos de este tipo, por lo que la jornada comenzaba con la tranquilidad y la cotidianidad normal de esta bella ciudad. Para información más completa, pueden visitar la interesante página Viaje al Epicentro, elaborada por la Universidad Austral de Valdivia..

El reloj marcaba las 15:11 horas y un ruido subterráneo y ronco irrumpió la tranquilidad de los residentes de la ciudad de Valdivia, que a esa hora probablemente gozaban del sol otoñal, se vieron enfrentados por 10 largos minutos al mayor terremoto registrado en la historia de la humanidad, y que con sus 9.5 grados en la escala de Richter, se extendió por más 400.000 Kms2, devastando todo el territorio entre Talca y Chiloé, los científicos en estudios posteriores calculan que la energía liberada por este cataclismo es 20.000 veces más potente que la bomba lanzada en Hiroshima al final de la segunda guerra mundial

Veinte a treinta minutos después del terremoto, un Tsunami de gigantescas proporciones azotó la costas del sur de Chile, siendo arrasadas todas las localidades costeras desde Concepción a Chiloé, en el puerto de Corral, cercano a Valdivia, el nivel del mar se elevó sobre 4 metros antes de comenzar a retraerse rápidamente (cerca de las 16:10), arrastrando barcos ubicados en la bahía —principalmente los navíos Santiago, San Carlos y Canelos—. A las 16:20, una ola de 8 m de altura azotó la costa a más de 150 km/h, ocasionando la muerte de cientos de habitantes de diversas localidades. Diez minutos después, el mar volvió a retroceder, arrastrando ruinas de pueblos costeros para impactar nuevamente con una ola superior a 10 m de altura. Varios navíos resultaron completamente destruidos, salvo el barco Canelos, que encalló tras ser arrastrado por más de 1,5 km tierra adentro. Fuera de Chile, el país más afectado por el maremoto fue Japón, donde 139 personas perdieron la vida producto de olas superiores a los 6 m,​ especialmente en la región de Sanriku, al noroeste de la isla de Honshu. 21 personas murieron en las Filipinas y 2 en California, producto de olas entre 1,5 y 2 m. Similares eventos se registraron en Nueva Zelanda, Samoa y las islas Marquesas, aunque de menor magnitud. En Hong Kong, se registró un aumento en el nivel del mar de 0,3 m producto del sismo en Valdivia.​ Las olas más grandes se registraron en las islas Pitcairn (12,2 m) y la península rusa de Kamchatka (7 m), aunque la baja población en ambas regiones evitó mayores daños.

Los resultados de este desastre natural fueron la devastación de múltiples ciudades y la pérdida de cientos de vidas humanas. Gran parte del sur de Chile fue destruida por el terremoto y el posterior maremoto, se calcula que existieron un total de 962 muertos, 1410 desaparecidos y 160 heridos de diversa consideración, además de más de 20.000 personas damnificadas.

Cuando se cumplen 60 años de este desastre natural, uno de los tantos que nos han azotado a lo largo de nuestra historia, FENATRAL por intermedio de este Blog, reiteramos nuestro sentido homenaje a quienes vivieron esta difícil y traumática experiencia, pero que sin embargo, tal como siempre ha sido el espíritu de los chilenos, se pusieron de pie y reconstruyeron sus vidas desde los cimentos de la tragedia, volviendo a dar la belleza que caracteriza a la Cuidad de Valdivia y todos sus alrededores.


El sol puede morir y volver a nacer; pero nosotros una vez apagada nuestra breve claridad, hemos de dormir una sola y eterna noche”
Catulo

miércoles, 20 de mayo de 2020

Negociaciones Colectivas 2020

Tal como se señaló en nuestro reciente y contingente artículo Trabajadores: Derechos Laborales y Pandemia, para FENATRAL este 2020 es un año de importantes Negociaciones Colectivas, periodo que se inició con la tranquilidad de un verano previo al desastre sanitario que vendría a continuación, con el proceso negociador de nuestro afiliado Sindicato Lácteos del Sur, con la empresa del mismo nombre y de propiedad mayoritaria de la multinacional Lactalis. Proceso que tuvo un muy buen término, más aun considerando ciertas condiciones propias de la planta. Las imágenes que acompañan este artículo reflejan el espíritu que tuvo dicha negociación, en la cual sus dirigentes Raúl Monsalve, Claudio Barra y Yasna Anticura, que en conjunto con la asesoría y participación en la mesa de negociación de FENATRAL muy bien ejercida en esta oportunidad con la intervención de los compañeros Delide Velázquez, Carlos Hermosilla y Enrique Díaz, supieron llevar adelante el proceso dentro de la presión que imponía la administración, logrando un acuerdo conveniente antes de llegar a la Mediación de la Inspección del Trabajo.


Posteriormente correspondió la Negociación Colectiva de nuestro afiliado Sindicato Prolesur Osorno, la que se debía desarrollar en pleno apogeo de los desastres originados por los comienzos de la Pandemia por Covid-19, y ante los oscuros presagios de la gravedad que se avecindaba, en una mirada visionaria y cautelosa, su directiva alineo a sus bases para negociar con la empresa Prolesur, filial Soprole de la multinacional neozelandesa Fonterra, un acuerdo que permitiera garantizar la salud y la estabilidad laboral de la totalidad de sus socios, más aún cuando el Gobierno estaba enviando un proyecto de ley, posteriormente aprobado por el Congreso, el que permitiría suspender contratos de trabajadores, de tal manera que sus únicos ingresos fueren los Fondos de sus Seguros de Cesantía, lo que claramente pone más dificultades a la posibilidad de negociar colectivamente.
Carlos Hermosilla, Enrique Díaz, Delide Velázquez 
Fue así como se llegó a la figura de un Convenio Colectivo como la forma legal de prorrogar los actuales beneficios del Contrato Colectivo vigente, por un año, dejando documentados los correspondientes reajustes semestrales según IPC, la inclusión de la extensión de beneficios tal como lo dicta los arts. 322 y 323 del Código del Trabajo, además de incluir una especial protección a la totalidad de los trabajadores a través de una inédita y oportuna Carta Acuerdo Covid-19, parte integrante del documento firmado y que avala lo negociado entre las partes con relación la cruda pandemia que continua haciendo cada vez mayores estragos.

Sin lugar a dudas, esta situación sin precedentes se pudo lograr por el conocimiento de la realidad existente en la planta y la incertidumbre que arrastra la pandemia, más el férreo compromiso de la directiva tendiente a cautelar el empleo y proteger las remuneraciones de sus socios, quienes entendieron y compartieron la decisión haciendo valer su profesionalismo, garantía de la calidad producida en la Planta Prolesur de Osorno, y su lealtad con su sindicato.

Aprovechamos de compartir con nuestros seguidores, y les invitamos visitar, un par de enlaces de la Dirección del Trabajo, para ver listado de empresas que hasta el día 15 de mayo se han acogido a esta nefasta ley, que les ha permitido solicitar Reducción de Jornada. 


Como es habitual, FENATRAL compartió esta información con sus organizaciones mayores, y de manera especial con nuestra Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, UITA, quienes a modo de reconocimiento lo publicó como Estabilidad laboral en tiempos de coronavirus, destacando este proceso como pionero a nivel nacional en realizar un convenio de esta índole, incluso más allá de nuestras propias fronteras, ya sea Argentina, Colombia, Brasil, Uruguay, y otros también afiliados a UITA, como precedente hacia esos restantes sindicatos latinoamericanos, también enfrentados al mismo tipo de empleadores, que asustados por la pandemia también están sacando provecho de los trabajadores. 

FENATRAL, a través de este blog, felicita en su totalidad al Sindicato Prolesur Osorno por lo obtenido en esta Negociación, donde la unidad y el compromiso se reflejó en su resultado, que estuvo muy por sobre la media de las compañías chilenas y multinacionales, muchas de las cuales se han aprovechado de esta pandemia con su consecuente desastre económico, para obtener ventajas económicas, incluyendo inconmensurables rebajas de remuneraciones y crecientes despidos, muchos incluso más allá de la necesidad de los empleadores, tal como ha sido ampliamente divulgado en las redes sociales 

“Que los trabajadores no paguen los costos de la crisis”
CUT. 1 de mayo

domingo, 10 de mayo de 2020

Día de las madres en tiempos de pandemia


Como cada año y desde hace muchísimo tiempo se conmemora un nuevo Día de las Madres, en un artículo anterior de este blog, se hizo una pequeña reseña histórica de esta celebración, que está dedicada al más bello de los roles que cumple una mujer, y de mayor importancia aún, cuando ella cumple más de una tarea. Artículo complementado con diferentes publicaciones anteriores dirigidas a las socias de nuestros Sindicatos afiliados, año tras año.

En los tiempos que corren, y frente a una mortal epidemia como no había ocurrido en casi una centuria, las familias han tenido que encontrar nuevas formas de poder homenajear a sus madres, cuando la distancia en este nuevo panorama tecnológico no es un obstáculo, si lo es la necesaria sensación de cercanía física y esto es lo que a los Chilenos nos caracteriza y está influenciado por nuestra herencia latina, donde la cercanía de piel, el abrazo estrecho y los amorosos besos de nuestros seres queridos son fundamentales en los lazos que cada día tenemos con nuestros cercanos, tanto así, que también ha influido en cómo nos relacionamos con los amigos y conocidos, desde el estrechar la mano, saludar de beso en la mejilla y abrazar a nuestros amigos.
Queda bastante claro que la distancia necesaria por precaución sanitaria es solo el distanciamiento físico, pues, con la tecnología, redes, aplicaciones, etc., podemos lograr una virtual cercanía social, con la relevancia que tiene el saber que todos estamos en el mismo trance, y muy preocupados de nuestros familiares y amigo. 

Hacemos propio el sentido homenaje a las madres trabajadoras de nuestro país y aún más a las compañeras que desempeñan sus labores en la industria láctea y del alimento, que a pesar del difícil escenario sanitario actual, en el que además de pertenecer y trabajar en empresas de las consideradas como de servicios críticos y fundamentales en la cadena de abastecimiento, salen cada jornada a cumplir con sus turnos de trabajo, aún con el implícito miedo que existe de ser contagiadas. Trabajadoras que no solo cumplen con el importante y maravilloso rol de madres, sino que también de jefas de hogar, de pilar de una familia. Tampoco queremos olvidar a aquellas madres que hoy no están con nosotros y las que desde el recuerdo de las enseñanzas y valores que nos entregaron, iluminan y guían nuestros pasos y acciones.

FENATRAL, a través de este blog, no puede pasar por alto en desearles un muy feliz día a las Madres trabajadoras de Chile y del Mundo, a quienes por intermedio de nuestra organización mayor UITA, les extendemos con un fraternal y afectuoso abrazo.

“Una Madre es alguien que a pesar de todos tus fallos te sigue queriendo y cuidando como si fueras la mejor persona del mundo”
Autor desconocido

Fenatral

Fenatral