Bienvenida

Somos la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas Lácteas y de los Alimentos de Chile, FENATRAL, fundada el 21 de marzo de 1988.
Federación abierta que agrupa Sindicatos de Soprole, de Prolesur, de Comercial Santa Elena, de Quillayes-Peteroa, de Lácteos del Sur, de Diana Naturals, de Lácteos Kumey y de Recex, y al día de hoy, congregamos sobre los mil trabajadores.
Estamos afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, a la Confederación del Alimento de Chile, Confedach, y a través de ella a la Unión Internacional de Trabajadores del Alimento, Uita.
Los invitamos a participar en este proyecto, compartiendo información, navegando en los temas expuestos, enviando sus comentarios, aportes y críticas, e invitando a otras organizaciones y amigos a visitar y a enlazar esta página.
Una Página Web de Verdad vale más que 100 mentirosos canales de Tv

miércoles, 21 de diciembre de 2011

La Masacre de Santa María de Iquique

Hoy 21 de diciembre se conmemora un año más de la Masacre en la Escuela Santa María de Iquique, acontecida a fines del año 1907 en el norte de Chile, y que afectó a más de tres mil personas, pampinos trabajadores del salitre, y familiares.
"La masacre más sangrienta de la historia de Chile ocurrió el 21 de diciembre de 1907. Trabajadores de las minas de salitre, una industria que pertenecía en gran parte a capitales extranjeros (ingleses y alemanes), fue a paro el 4 de diciembre demandando condiciones humanas de trabajo y mejores sueldos. Para el 13 del mismo mes se anunció una huelga general de todos los trabajadores mineros, entre cuyas filas se encontraban, además de chilenos, bolivianos, argentinos y peruanos. 18.000 trabajadores, junto con sus esposas y sus hijos, marcharon sin comida ni agua hasta el puerto de Santa María de Iquique en busca de apoyo a su causa. El día 14 se les unieron los trabajadores marítimos. Roberto Silva Renard, la persona puesta a cargo por el presidente Montt para manejar la situación, ordenó al ejército abrir fuego en el campamento minero que se había construido en el patio de la escuela..."
Para mantener en la memoria de los chilenos, en especial de trabajadores sensibles, organizados al día de hoy en sindicatos muy representativos, y preocupados de obtener los mejores beneficios para sus socios, debemos dar a conocer el pliego de peticiones que se presentó el año 1907:
* Aceptar que mientras se supriman las fichas y se emita dinero sencillo cada Oficina representada y suscrita por su Gerente respectivo reciba las de otra Oficina y de ella misma a la par, pagando una multa de $ 50.000, siempre que se niegue a recibir las fichas a la par.
* Pago de los jornales a razón de un cambio fijo de 18 peniques. Libertad de comercio en la Oficina en forma amplia y absoluta.
* Cierre general con reja de fierro de todos los cachuchos y chulladores de las Oficinas Salitreras, so pena de pagar de 5 a 10.000 pesos de indemnización a cada obrero que se malogre a consecuencia de no haberse cumplido esta obligación.
* En cada oficina habrá una balanza y una vara al lado afuera de la pulpería y tienda para confrontar pesos y medidas.
* Conceder local gratuito para fundar escuelas nocturnas para obreros, siempre que algunos de ellos lo pida con tal objeto.
* Que el Administrador no pueda hacer arrojar a la rampa el caliche decomisado y aprovecharlo después en los cachuchos.
* Que el Administrador ni ningún empleado de la Oficina pueda despedir a los obreros que han tomado parte en el presente movimiento, ni a los jefes, sin un desahucio de 2 a 3 meses, o una indemnización en cambio de 300 a 500 pesos.
* Que en el futuro sea obligatorio para obreros y patrones un desahucio de 15 días cuando se ponga término al contrato.
* Este acuerdo una vez aceptado se reducirá a escritura pública y será firmado por los patrones y por los representantes que designen los obreros
Como podemos observar, no discrepan mucho de las peticiones puntuales que se realizan al día de hoy, en especial aquellas que exigen mejorar las condiciones de seguridad, y detectadas por los propios trabajadores. o la permanente preocupación por la educación del obrero, de tal manera de poder optar a un mejor salario.

Para Fenatral y sus sindicatos afiliados, se hace una obligación etico-moral, mantener vivo el recuerdo de este lamentable suceso entre sus socios y trabajadores en general, en especial considerando la nula cobertura de los medios de comunicación, y que son la fuente de "información" de muchos chilenos. Ejemplos de lucha, como la de los mineros del salitre, deben ser imitados con igual firmeza y previsión, para evitar que las consecuencias se repitan.

1 comentario:

  1. Un fraternal saludo a todos los trabajadores organizados en sindicatos y organizaciones mayores. Viva la UNIDAD.

    ResponderEliminar

Fenatral

Fenatral